Durante semanas has estado enviando activamente tu currículum y solicitando ofertas de trabajo cuando (¡por fin!) Recibes una llamada de una empresa que quiere que acudas a una entrevista, ¡hoy mismo! Debido a que todavía tiene que hacer su trabajo del día, tienes exactamente una hora para prepararte. ¿Cómo lo consigues?

Obviamente, no tienes tiempo para hacer una investigación exhaustiva, por lo que tendrás que establecer prioridades y establecer los conceptos básicos. Como reclutador de una agencia, sé de primera mano lo que un empleador realmente espera que sepas cuando caminas por la puerta para una entrevista, tanto cuando se programa con anticipación como cuando se programa en el último minuto.

En este escenario, después de que obtengas las instrucciones de Google y descubras exactamente cómo llegar allí y cuánto tiempo necesitarás (es mejor que tomes minutos adicionales para no correr el riesgo de llegar tarde), esto es lo que puedes hacer con poco tiempo.

La gente: ¿Con quién será tu entrevista?

Los nombres y títulos pueden ser borrosos, especialmente si los escuchas por primera vez. Escribe el nombre de todos y revisa sus perfiles de LinkedIn. Esto puede ayudarte a encontrar puntos en común o intereses compartidos que podrían ser útiles para establecer una buena relación. Si el sitio web de la compañía tiene una página de «Acerca de nosotros», léela y memoriza datos, nombres y títulos clave.

La organización: ¿Cuáles son las últimas noticias?

Ve si tienen una página de Facebook, un perfil de LinkedIn, una cuenta de Instagram o presencia en Twitter, y presta atención a cualquier cosa que llame la atención. Por ejemplo, ¿la empresa sólo consiguió otra ronda de financiamiento o lanzó una nueva iniciativa de RSE? El conocimiento de estos tipos de elementos puede ser un buen comienzo de conversación, especialmente cuando no sabes tanto sobre la organización.

Si no encuentras nada relevante en las redes sociales, puedes hacer una búsqueda simple en Google News con el nombre de la empresa o, si tienen una página de prensa, deberías poder encontrar una cobertura reciente o comunicados de prensa.

El producto: ¿Qué está vendiendo?

Asegúrate de haber probado el producto y saber de qué se trata. En un mundo ideal, te estás presentando en compañías que admiras o con las que ya estás familiarizado. Pero, si has estado enviando toneladas de solicitudes y resulta que la entrevista es en una compañía de la que tiene menos conocimientos, utiliza 20 minutos para hacer un inventario de alto nivel de lo que hace tu futuro empleador potencial.

No hay nada más molesto o desalentador para un gerente de contratación que ver que el entrevistado no tiene idea de lo que hace la organización. Está bien pedir una aclaración sobre el producto de la compañía o buscar más información durante la reunión; después de todo, esta persona sabe que te llamó, pero la expectativa es que debido a que solicitaste el puesto, tienes una línea de base.

La cultura: ¿Qué es el código de vestimenta tienen?

La mejor manera de demostrar que no entiendes a tu posible empleador es llegar con un traje que esté totalmente en conflicto con su cultura. No llegues a un aspecto muy formal y conservador si estás aplicando a una compañía de tecnología escasa. Del mismo modo, no vas a querer ir directamente desde tu inicio escueto, donde tu uniforme es básicamente jeans y una camiseta, a una firma de abogados (a menos que así sea su cultura).

Si no tienes tiempo para cambiarte, mantén la calma y haz lo mejor que puedas. Refréscate en el baño de la oficina, asegúrate de que tu camisa esté metida, verifica que no haya nada en tus dientes. Si no puedes vestirte como te hubiera gustado, al menos puedes verte tan pulido y armado como sea posible.

Y si tu atuendo está completamente fuera de la base, informa al gerente de contrataciones. Es tan simple como decir: «Como sabe, me invitaron a última hora para entrevistarme hoy y no tuve tiempo de cambiarme. Definitivamente reconozco que este es un ambiente de trabajo formal [o informal], y la próxima vez estaré mejor vestido. «

El candidato: ¿Qué tienes para ofrecer?

Durante tu viaje, ya sea que estés conduciendo o tomando el autobús, aprovecha los minutos previos a tu llegada. Dedica unos minutos a pensar en tu historial laboral y tu trayectoria profesional. ¿Puedes recordar un ejemplo específico de un logro del que estés orgulloso, un desafío que hayas superado y cómo es que aprendiste de esas experiencias?

Recuerda: esta persona te llamó de último momento porque está muy interesada en conocerte y hacerte pasar por el proceso. Lo último que debes hacer antes de entrar en esa habitación es respirar profundamente y recordar lo que tienes para ofrecer.

Y si ocurre el peor de los escenarios, no temas. Incluso una mala entrevista no siempre es el final. No subestimes el poder de una nota de agradecimiento bien escrita. En esta carta, junto con agradecer a todos por su tiempo, puedes abordar las partes que buscaban. Explica que mientras no pudiste articular una respuesta en el momento, después de un tiempo para analizarla, tiene una respuesta que te gustaría compartir ahora. Ese pequeño gesto a menudo deja una impresión duradera.


Artículo originalmente publicado en inglés en: themuse

Traducido por: TradeMasters


Respuestas